Riomar Mobiliario

Si necesitáis amueblar vuestra casa o realizar un cambio radical, ETM os quiere mostrar Riomar Mobiliario.

Allí podréis encontrar distintos estilos con una calidad-precio muy recomendables. Tienen muebles para el salón, sofás, dormitorios de matrimonio, dormitorios juveniles, elementos de decoración…

Actualmente están liquidando el mobiliario de tienda para centrarse más en mueble juvenil, por lo que encontraréis salones al costo y muchas ofertas en mesas, sillas cuadros, etc.

Os dejamos fotos de nuestro paso por la tienda como muestra de lo que contiene Riomar en sus 400 metros cuadrados:

– Decoración:

– Salones:

– Dormitorios de matrimonio:

– Dormitorios juveniles:

Os animamos a que os paséis porque tienen bastante más surtido. Los dueños os podrán aconsejar lo que más se ajuste a vuestras necesidades y sabrán sacar el mayor partido a vuestro espacio.Y una vez realizada la compra, se encargan de tomar las medidas, del transporte y del montaje del mobiliario.

Riomar Mobiliario podréis encontrarlo en Avenida Madrid 128, Arganda del Rey Mapa.

¿Os váis a perder esta oportunidad?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mundo ETM. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Riomar Mobiliario

  1. Alejandro dijo:

    Mi experiencia fue igualmente nefasta. Para apoyar mi opinión la argumento con datos:

    En 2015 acudí a su tienda para comprar una habitación bastante sencilla. Le presentamos un croquis con las dimensiones de la habitación para que no hubiera problemas. A cambio nos presentó un diseño CAD que más o menos se parecía a lo que habíamos pedido,. A todas las cosas de la instalación del escritorio, como agujeros para poner los pasacables, tomas de luz y demás, el señor de la tienda (¿se llamaba Jose?) nos decía “si si si, eso no hay problema, si si si”. Sin embargo, los problemas empezaron nada más que adelantamos la primera partida de dinero.

    ANTES DE LA INSTALACIÓN
    Aunque nos dijeron que la fabricación de las maderas demoraría 2-3 semanas, casi 2 meses después seguíamos sin saber nada del material. Cierto día llamo y me dice una chica que ha habido un problema con las maderas y que tardarán aún otra semana. Al momento me llama de nuevo y me dice que ya están allí ¿¿?? Obviamente no eran las que habíamos encargado, debían ser las de otro cliente. Y aquí empezó el tormento de viajes, chapuzas y balones fuera.

    VIAJE 1.
    – Traen las maderas pero al ir a montarlas no pueden porque a pesar de que la habitación tiene 2.30 de alto las maderas medían 2.50.
    – Igualmente, de los dos tablones que conforman la encimera-escritorio, también vienen con un ancho diferente. ¿¿?? . Toda una proeza manejando el metro.
    – La estantería volada, por contra, era más larga que la pared. Venían 2 en lugar de 1.
    – Después de 4 horas los montadores haciendo el paripé y destrozándome la pared y el techo, asumen que es imposible montar aquello, pues había que cortar y cantear las maderas para que aquello cupiera.
    – Al dueño de la tienda debe ser que le daba vergüenza aquella situación porque no apareció al montaje, ni ese día ni los siguientes
    – Los montadores me dejan la habitación patas arriba, sin montar nada, y con otra habitación inservible por contener las cosas de la primera.
    – Aún así, me piden que les pague todo porque si no “se las tienen que llevar”. Les digo que no se paga nada porque lo que me han dejado allí no está montado ni me sirve de nada, que por el contrario les estoy haciendo yo el favor de permitirles dejar allí los tablones dejándome la habitación empantanada. Al final les doy algo de dinero para poner algo de buena fé. Error por mi parte.
    – El dueño, vía teléfono promete resolver el tema en 3 días. No se cumpliría.

    VIAJE 2.

    – Una semana más tarde no se sabe nada de mis muebles ni del dueño de la tienda. Llamo para pedir explicaciones y me dicen que las maderas no han llegado, que si se han equivocado en el color, que si patatín, que si patatán, bliblibli blablabla. Les digo que si las maderas no aparecen al día siguiente ya no quiero la habitación y se la pueden llevar.
    – Al día siguiente aparecen los montadores A LAS 11 DE LA NOCHE. Pretenden subir el material y montarlo, con uso de taladro, martillo y lo propio. Les digo que ni hablar, que mis vecinos no tienen por qué sufrir la falta de profesionalidad y la desconsideración de Riomar. Lo entienden y se van.

    VIAJE 3

    – Al día siguiente vuelven otra vez los montadores. Vienen de mala gana. El encargado de Riomar sigue sin hacer acto de aparición. Prefiere esconderse y dejar que mi enfado se lo coman los montadores (autónomos y externos de Riomar, por cierto). De nuevo maderas mal cortadas, de nuevo muebles equivocados, incluso desconchados. Colocan algunas maderas, las que encajan.
    – Pregunto que cuando van a hacer los agujeros en los tablones para los pasacables. Ponen cara de póker y muestran desagrado. Al parecer el encargado de Riomar les ha vuelto a meter en un fregado. Dicen que eso son trabajos aparte, y que la instalación no cubre ese tipo de trabajos pero que lo van a intentar hacer, y que ya están cansados de que el de Riomar diga que sí a todo al cliente sin contar con ellos. Finalmente hacen los agujeros.
    – Pregunto que donde están los listones cubrecantos. Nadie sabe nada
    – Aún así, vuelven a pedir dinero por una instalación mal hecha e incompleta. Les digo que hasta que no esté eso listo del todo no pago un euro más, que ya llevo más de la mitad pagado y sigo con una habitación empantanada y sin poder usarla, que ya estoy cansado de chapuzas, excusas y falta de profesionalidad.

    VIAJE 4
    – 5 días más tarde viene por fin el cubre cantos. Pero viene incompleto … otra vez. Con el cubre canto y la madera que viene para proteger el cubrecanto se improvisa parte de lo que falta.
    – También aparece la estantería volada que hubo que recortar. En la madera cortada se aprecia un desconchón importante. Nadie se hace cargo de él.
    – El interruptor de la luz, que desde el principio se avisó varias veces que no podía quedar tapado … queda tapado por el mueble. En lugar de hacerle un cuadrado y repasar el borde para lograr un buen acabado, se le hace un agujero al contrachapado de la pared con una broca de corona, a ojo de buen cubero. Posteriormente tuve que repararlo yo con un cutter para que al menos el marco del agujero coincidiera con el del interruptor de la luz.
    – Dicen que ya vendrán a traer los listones que faltan del cubre cantos, pero que necesitan que se pague lo restante. Decimos que pagamos todo menos 60 euros, y que a la finalización de la obra, cuando traigan bien el cubrecantos y lo coloquen, recibirán los 60 euros.
    – Hacen una llamada al dueño de Riomar y este les dice que se lleven el cubrecantos que han traido “para arreglarlo”. Obviamente fue una pataleta, ya que desde el principio todos sabíamos que no mandaría a un montar por 5ª vez para cobrar 60 euros.

    Y esa es mi nefasta experiencia con Riomar. Creo que tenemos motivos sobrados para estar enfadados. No se lo recomiendo a nadie, no sólo por la falta de profesionalidad, sino por la falta de agilidad y de voluntad a la hora de solucionar sus problemas ni interesarse por el trabajo realizado. Sólo por coger dinero y ya.

  2. CRISTINA dijo:

    Pues yo de momento estoy con Jose..La atencion inmejorable,nada que ver con los otros sitios que fuimos,la calidad de lo que habiamos visto hasta ahora superior,claro esta en relacion con el mismo precio que habiamos visto en otros sitios porque habian varios precios y en funcion de eso se notaba difererencia, los acabados,detalles y demas diferentes y a nosotros nos vinieron a medir a los 3 dias el que se identifico como el dueño y se notaba que era una persona que entendia bastante.Estamos a la espera de que nos lo monten…Fue el primer sitio que vimos en Marzo y despues de mirar muchos sitios dormitorios y atenciones y explicaciones sobre el tema volvimos alli.Raquel,la persona que nos atendio dos veces lo hizo de la misma manera y sin generarnos desconfianza ,todo lo contrario.Esperamos que todo vaya bien.

  3. Anónimo dijo:

    El servicio en Riomar es nefasto. los presupuestos incompletos sin mediciones. los muebles los cuelgan tan mal que se caen…. yo NUNCA mas volvere a comprar alli. conozco varios casos de accidentes ocasionados por la mala instalacion de los muebles. trabajan fatal. los muebles de muy mala calidad. si quereis os pùedo contar mas….

    • José dijo:

      Pues si, cuéntanos mas. Soy cliente y estoy esperando que me monten una habitación. Hasta ahora el trato y la antención ha sido de lo mejor que he recibido y he estado en muchos sitios, así que si, te agradecería que me contaras mas cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s